17 de enero de 2013

Escuchar.


"La gente habla y habla y habla y opina ... ¡y a mí que me importa! Y luego no escucha ¡nadie escucha!. Yo reconozco que tampoco escucho, pero es que a mí que me importa lo que opinas tú. ¡Lo que me interesa es que la gente se entere de lo que opino yo!, así de claro".

Marta Belenguer en "El futuro está en el porno" de Vicente Villanueva.

Hace meses Justo a través de su interesante blog Tiburones en Korador me descubrió esta maravilla de corto en la que su protagonista, sin pudor alguno, hace esta brillante declaración de principios que resume a la perfección el aislamiento social que padece el mundo moderno. Un mundo en el que todo debe estar programado siguiendo unos impuestos horarios o plazos, en los que se crean vínculos "virtuales" que jamás podrían igualar la enorme riqueza de experiencias y risas compartidas cara a cara.

Las redes sociales nos regalan el espejismo de ser escuchados en un escaparate exhibicionista, pero a cambio nos aisla negándonos ese feedback en forma de gesto, de mirada, de asentimiento ante lo que estamos compartiendo y que a todos nos enriquece como personas y nos hace sentir escuchados.

Cada día insisto ante mi alumnado en dejar muy clara la diferencia entre oír y escuchar (lo cual me demuestra que muchos no escuchan) porque una de las fuentes de conocimiento viene de saber escuchar, otra tarea sería encontrar alguien que tuviera algo interesante que contar. Tal vez por este motivo nos hayamos encontrado en alguna ocasión en una conversación más centrado en lo que vamos a decir que en escuchar lo que nos están diciendo.

¿No os ha pasado alguna vez que no tenéis muchas ganas de hablar o de contar algo pero que mientras inicias el relato sientes la energía que fluye cuando alguien te está escuchando con interés y eso te pone las pilas? Pues ese diálogo sensorial tendría su analogía bloguera en los comentarios. En alguna ocasión me he tropezado por ahí con ridículas frikis que los utilizan como moneda de cambio, pero los que a mí me valen son los que hacen sentirme escuchado y, sobre todo, los que tengan algo que decir. Creo que la popularidad de un blog no se mide por la cantidad de comentarios, sino por la calidad de los mismos.

20 comentarios:

Salvador Navarro dijo...

Sabes que yo te escucho, boquerón

Pedro dijo...

Alforte, planteas un tema que yo muchas veces he pensado. En esto de internet y los blogs hay mucho de: yo leo tu blog y te comento para que así lo hagas con el mío, etc...", algo un poco absurdo. Mi blog tiene pocos comentarios, como la mayoría de blogs, pero estoy totalmente de acuerdo contigo en que lo que realmente importa es la calidad y la sinceridad de los mismos. No siempre se pueden comentar todas las entradas que se leen, sino no haríamos otra cosa en todo el día, pero personalmente intento comentar todos aquellos textos que han llegado de alguna forma dentro de mí, ya que es reconfortante comprobar, no que te comente mucha gente, sino que el esfuerzo que le has puesto a intentar plasmar tus experiencias, emociones o sentimientos ha conectado de alguna forma con otras personas. Un abrazo!!!

deWitt dijo...

Buenos días: soy Mayra Gómez Kemp! Jajaja! Hace años vi este corto y alguno de sus geniales diálogos se han convertido en una recurrencia en mi grupo de amigos.

Ahora en serio, siempre he pensado que aquellos que saben escuchar (que no oir) son capaces de mantener una conversación brillante, esas en las que el tiempo fluye. A veces es más importante escuchar que hablar, contener nuestros egos y dejar que el interlocutor nos cuente sabiéndose escuchado. Aquí unos leen más que escuchan, pero, como sabes, eso se nota perfectamente, al igual que el que sólo escribe y nunca habla.
La lección que le estás enseñando a tus alumnos es mucho mejor que cualquier otra que venga en un libro de texto.

Biquiños
Firmado: Lolita

calamarin dijo...

Todo cierto... las que utilizan los comentarios como moneda de cambio son lo peor, un asco. Para mi un blog es un entretenimiento, una terapia y una magnifica manera de perder el tiempo, siempre lo he dicho, lo de la popularidad y los comentarios no me quita el sueño.

Uno dijo...

Pues yo, dándote la razón, voy a hablar de mi libro.
En esta forma de comunicarnos tan básica que empleamos no es fácil captar matices y eso puede hacer qué malinterpretemos los comentarios o podamos pensar que no nos escuchan.
Con el tiempo nos vamos conociendo mejor y es diferente.
En cuanto a los que nos visitan con el solo propósito de que les devolvamos la visita creo que, a nada que lleves un poco en esto, lo notas. A veces no me importa porque resulta que a mi si que me gustan sus blogs. Lo siento por ellos que se tragan el mío.

Un abrazo

...Runagay dijo...

Entonces mi engendroblog debe ser inmenso Pocos comentarios pero de comentaristas que saben escuchar. Os adoro, lo sabéis ¿verdad?

PD. Echo mucho de menos a un gran escuchador de cuatro personalidades paisano tuyo.

Alforte dijo...

Salvador, Lo nuestro es recíproco a pesar de que a veces tus textos me llegan tanto que me cuesta dejarte un comentario que esté a la altura del gustazo que provoca el leerte.
Bsote

Alforte dijo...

Pedro, Exacto!!! Como casi todo en la vida en la virtual también es preferible anteponer la calidad a la cantidad y esa conexión de la que hablas, sin duda, une; lo que ocurre es que o bien las distancias o circunstancias hace que esa unión sea virtual, pero no deja de ser un placer.
Bsote

Alforte dijo...

deWitt, Es que ese monólogo es GENIAL!!!! y no es para tomárselo a broma, yo sé lo que se siente cuando a una la decapitan!!!!!

Y como bien dices una buena conversación tiene vida propia y se nutre de lo que van desgranando y compartiendo los interlocutores, y sí, es cierto, hasta por aquí se aprecia los patéticos/as que solo se escuchan a ellos mismos.

Besotes desde la calle Palafrugel con "fru" de fruta.

Alforte dijo...

calamarin, una magnífica forma de exorcisar, compartir y entretenerse, si además alguien lo encuentra interesante eso que nos llevamos.
Bsote

Alforte dijo...

Uno, Este medio tiene muchas ventajas pero también es muy limitado porque nos perdemos todos esos matices que nombras, pero yo quisiera aprovechar esta oportunidad que me brinda este blog para proponerte como el comentarista más avispado y cachondo de toda la blogosfera, lo que me rio con tus ocurrencias, puñetero!!!!
Bsote

Alforte dijo...

Runagay, Y nosotros te adoramos a tí porque hay tanta emoción y tanta verdad en todo lo que compartes que es fácil quererte, además tu engendroblog es una auténtica delicatessen no apta para la mayoría sino para un club de selectos seguidores entre los que, desde el silencio, te sigue ese paisano que nombras.
Bsote

Justo dijo...

Pues comparto tu apreciación, y el gusto por ese corto, claro, jaja.. un clasicazo debería ser, acabará siéndolo.

Más no es más. Lo que ocurre es que cuando llevas un tiempo en la blogosfera las aguas vuelven a su cauce, y al final te juntas con quien te interesa, dicho sea en el buen sentido, porque nadie está para perder el tiempo. Yo estoy muy contento con mis amigos blogueros, es una selección natural, de afinidad y complicidades: creo que para vernos reflejados, compartir y aprender. Si además tenemos la oportunidad y la suerte de trasladar la amistad virtual a presencia palpable mejor que mejor.

¡Un abrazo!

Alforte dijo...

Justo, es como la vida misma, con el tiempo se van creando vínculos y con la madurez estos son más fuertes y menos frívolos ya que sabemos separar mejor el trigo de la paja.

Y en mi caso al igual que deWitt el corto no es solo un clásico sino una referencia cultural a reivindicar ;-)
Gracias por el descubrimiento.
Bsote

Argax dijo...

Siempre te vi como partidario de la calidad y no de la cantidad.

Yo, supongo que como hijo bastardo de mi tiempo, caigo más de lo que me gustaría en el vicio de oír cantar al grillo. Y después no pararme a pensar en lo que ha querido decirme el pobre animal. Pero en general considero que escucho y si no me interesa lo que se dice me voy.

Y respecto a lo de los visitantes interesados, pues esos son como los pescaos esos gordos que van a morir varados en la orilla. Son muy bonitos, muy estilizados en su nado, pero si no hay un interés real acaban en cualquier playa y las gaviotas se los comen hasta que no quedan ni los huesos.

Por aquí, aunque de forma distinta, también cuenta el interés y la afinidad.

Besacos

JFL dijo...

Las redes sociales han facilitado muchas cosas pero han hecho que perdamos la naturalidad en las relaciones, la cercanía, el contacto y eso, al menos a mi no me parce bueno. Un cambio de este tipo nunca se sabe hacia donde nos llevara, pero las nuevas generaciones son cada vez mas individualistas... no creo que esto sea positivo..
Un placer descubrir tu blog

Alforte dijo...

Argax, No siempre fui partidario de anteponer la calidad a la cantidad, supongo que eso lo da la experiencia y que con la madurez se tiene que ser más organizado en que emplea tu tiempo y energía..porque cada vez va quedando menos de una y de otra jejeje.
Y lo mal que huelen esos pescados tan lustrusos antaño cuando se acaban descomponiendo en esas playas.
Bsote

Alforte dijo...

JFL, Desde luego comparto tu opinión en que estas formas de relaciones virtuales no son buenas, creo que es un paso hacia la deshumanización.
Pero a pesar de mi comentario vengo de visitar tu blog y me ha parecido una brisa de aire fresco, muchas gracias por tus palabras y bienvenido.

un-angel dijo...

Supongo que si en el mundo "real" ya es una plaga la gente que no hace más que hablar y que es incapaz ni de escuchar ni de tener la boca cerrada, eso se tiene que transmitir de alguna manera al mundo "virtual" y como tu dices reflejarse en el asunto de los comentarios. También me da la sensación que las redes sociales están cargándose un poco este asunto de los blogs porque parece que prima la rapidez, la comodidad y el encanto efímero ese de lo instántaneo. Me ha gustado como define Calamarin este tema, "una terapia y una estupenda forma de perder el tiempo", creo que es así como hay que tomarlo, tratar de hacer lo que te gusta sin pensar además si va a gustar al prójimo...y creo que en esto último tu te defiendes bastante bien :)
Un saludo, majete.

Alforte dijo...

un-angel, aunque en este mundo "virtual" para algunos es mucho más sencillo poder engañar que en el real al final el tiempo siempre pone a todos en su sitio, incluso a los blogueros jeje, como bien dices este mundo es un eléctrico reflejo del real y si alguien no sabe escuchar tampoco podrá hacerlo por este medio. En cuanto a la inmediatez de las redes sociales también se está perdiendo la paciencia en el mundo real.
Y muy acertada la definición de calamarin, cuando deje de encontrar este blog terapéutico o encuentre otra mejor forma de perder el tiempo lo abandonaré.
Y creo que a tí se te da mucho mejor el ser un maestro en hacer lo que te gusta con tus blogs sin importante su "supuesto" seguimiento.
Bsote