19 de agosto de 2012

Entre Las Piernas.

Las vacaciones trae un montón de tiempo libre, pero a veces eso se convierte en un arma de doble filo, los norteamericanos, que son amantes de las estadísticas, han realizado estudios donde queda demostrado que la mayoría de las parejas que llevan muchos años conviviendo se separan después de unas vacaciones, un periodo sin distracciones laborales en donde se encuentran frente a frente y empiezan a ser consciente de que ya no comparten nada.

En mi caso las vacaciones hace que mi cabeza se inquiete por otras cuestiones, lleno mis ociosos días con multitud de proyectos : viajes, playa, cine, música, incluso orgasmos... todo para evitar que en lo más profundo de la noche cuando el alma se desvela, la mente encuentre un resquicio para mirar por dentro y en un vano intento de hacer limpieza se dedique a castigarme con un espectacular despliegue de carencias haciendo que olvide los muchos motivos que tengo parar sentirme dichoso e intenta deliberadamente que me convierta en la majorette principal de este lúgubre desfile, de hecho con los tiempos que corren me parece hasta frívolo quejarse por tener carencias emocionales. Pero mi experiencia no hace otra cosa que convencerme empíricamente de lo difícil que es crear auténticos vínculos con las personas.

Hoy en día parece que no existe nada más aterrador en el mundo que el compromiso, a nivel laboral la gente quiere el mejor trabajo, la mejor nómina pero sin la responsabilidad que eso conlleva, no te digo nada a nivel emocional, la mayoría de personas que me he encontrado quieren disfrutar de una relación pero sin las "cargas" que eso pueda suponer. "Fidelidad??? eso es un concepto arcaico-heterosexual que va ahogando una relación". Para mi cuando estoy con una persona que me aporta todo a nivel afectivo, sexual, intelectual... ni se me pasa por la cabeza comerle el rabo a nadie, por mucho morbo que me de y no lo hago porque tenga miedo a las consecuencias, es que ya estoy bien servido de casa, tengo a alguien con quien disfruto de toda la amplitud humana.

Casi sin proponérmelo la otra noche ligué con un tío que me pareció interesante, él estaba escuchando como un amigo se lamentaba de que tenía que empezar a ir al gym para tener un buen cuerpo, él le animó diciéndole que con lo guapo que era no necesitaba un cuerpo gym porque a la hora de ligar los tíos se clasifican en dos grupos : los que van buscando la belleza en los cuerpos y lo que buscan la belleza en los rostros; me pareció una clasificación cruel pero honesta y muy acertada, parece que ya nadie busca la belleza en los valores de las personas para estar con ellas. Me niego a pensar que sea consecuencia de la mayor de las crisis que padecemos, la crisis moral, prefiero pensar que es como una coherente medida preventiva ante el engaño. Una cara o un cuerpo pueden llegar a ser más sinceras que las motivaciones de algunas personas que llegan hacerte creer que les importas, que se ha creado un vínculo afectivo entre vosotros, pero en el fondo lo único que quieren de ti es ese trozo de carne que te cuelga entre las piernas.


10 comentarios:

Justo L.C. dijo...

Me despisté y no te había leído de vuelta. ¡Vaya fotazas de tu periplo americano!

Sobre lo que dices, imagino que si nos enamoramos es por un conjunto en el que el físico es parte importante del condimento, pero no todo, claro. Es verdad que cada vez el compromiso aterra más, imagino que en consonancia con lo efímero de casi todo: los empleos, los lugares.. la vida es móvil, como aquel anuncio decía. En apenas una generación o dos a lo sumo hemos pasado del marido o mujer y trabajo para toda la vida a lo de ahora, supongo que todo influido por la economía.

Un abrazo, encantado de leerte y verte de nuevo

amelie dijo...

Te leí en la anterior entrada y al final no lo comenté, pero como aquí abundas en el tema, me dejo caer con lo siguiente: amigo mío, NUNCA NUNCA NUNCA las emociones pueden ser frívolas. La frivolidad es de quien no las siente. Que este mundo se haya convertido en una porquería y que solo importe la prima de riesgo, el rescate y los agujeros negros en que se han convertido muchas arcas NO DEBE implicar que la gente se olvide de sentir. Más bien al contrario. En muchos lugares del mundo (y aquí aunque creo que a menor medida), la crisis lleva a la solidaridad. No podemos olvidarnos de sentir. NUNCA.

Un beso muy sentido, amigo mío.

Uno dijo...

No creo que haya mas dificultad hoy día en crear una relacción personal afectiva. No entre los gays al menos donde la facilidad de conseguir sexo no es nada nuevo.
Yo tampoco creo que tenga que ver con la crisis moral sino mas bien, como dices, por el miedo a que te hagan daño.
Pero sobre todo, querido Alforte, con cajeros de rabos ¿cómo se van a construir relaciones?
Un beso

Gary Rivera dijo...

wow! pues si! Es lo que sucede ahora! La gente se fija solo en el envase! Y no en el contenido!

Salvador Navarro dijo...

Pienso que uno de los factores para esa falta de compromiso es el miedo a involucrarse, y uno tiene miedo porque piensan que el de enfrente va a ser tan poco paciente como él mismo, y uno no tiene paciencia porque cree que todo el mundo es malo, y eso ocurre porque uno mismo se conoce y sabe hasta dónde puede llegar, bien poco lejos. No nos implicamos porque no creemos en nosotros mismos. Pienso.

Un beso y una alegría reencontrarte,
Salva

sro dijo...

estoy convencido que un arraigado narcisismo nos ha traído a esta crisis
económica... y de valores. La búsqueda obsesiva de placer nos subvierte y muchas veces nos ciega. Olvidemos la palabra compromiso y todo irá mejor. Eso llegará solo y sin darnos cuenta

Blackmount dijo...

yo quiero cuenta en ese banco

Silver's Moon dijo...

Ufff por desgracia que razón tienes rey. Como bien dices lo peor no es que nos despojen de nuestros bienes materiales, lo peor es que nosotros mismos nos despojemos de los sentimientos más puros y los cambiemos por la frivolidad más exacerbada :(

Menos mal que tú ganas en belleza por dentro y por fuera al más "pintao"

Besos mil reguapo

Jorgito23 dijo...

Totalmente de acuerdo con todo!
Me encanta la ironía de la foto ;)
Un abrazo :)

Parmenio dijo...

Pues yo debo ser de los de la tercera categoría. Ya pueden ser muy guapos y con un cuerpazo que si me parecen insulsos cuando abren la boca el morbo se me escapa por los poros.

Un beso (como tercera vía)